Tal vez todavía crees que entre más rápido hagas las cosas más te rinde, que entre más esfuerzo apliques a tus acciones mejor te va, que el sacrificio y el dolor son los caminos para lograr el éxito o mejorar la calidad de vida, que el estrés, el malestar físico, el agotamiento de tu cuerpo, de tu energía y el detrimento de tu salud física y mental son costos apenas lógicos en tu camino hacia el éxito.

Es la forma como la mayoría de las personas asumen hoy en día sus procesos, pero no es la única, y tampoco es la mejor.

CALIDAD DE LOS RECURSOS = VIDA ÓPTIMA Y EFICIENTE

Una vida óptima y plena sólo se logra si piensas con claridad y asertividad, si tu manejo emocional es equilibrado y armonioso, si tu estructura sensorial está suficientemente desarrollada para percibir rápida y claramente los permanentes estímulos de tu entorno y si sabes usar tu cuerpo y tu energía sana y adecuadamente para concretar a través de la acción tus intenciones.

Tu vida será óptima si cuentas con las herramientas adecuadas para organizarse eficientemente ante los grandes desafíos y resolverlos lo más fácil posible de conformidad con tus deseos e intereses. Una de las herramientas más recomendadas a nivel físico y mental para mejorar la calidad de vida, es la practica de Yoga y meditación.

Si hasta ahora no has tenido una experiencia y resultados óptimos en cada uno de los aspectos de tu vida, es porque la calidad de la información que compone las herramientas que usas para tu desempeño vital no es la más adecuada. Entonces, es hora de que aprendas una nueva forma de ser, sentir y actuar.

ACELERACIÓN – SUPERFICIALIDAD      –VS-       CONSCIENCIA – CALIDAD

Entre  más aceleradamente te comportas menos disfrutas de ti y de tu vida. Tus acciones y vivencias se vuelven un simple cúmulo de experiencias superficiales y a veces sin sentido,  con resultados muchas veces mediocres; te la pasas usando demasiado de ti, generando desgaste y poca eficiencia.

El asunto con el “acelere” es que no te das la oportunidad de ser consciente de lo que está pasando cuando actúas. Y el resultado es que puede pasar cualquier cosa, incluso la contraria a lo que estás deseando.

La clave está en hacerte más consciente de ti, de tus pensamientos, de tus emociones, de tus sensaciones, de tu vida y de tu acción corporal. Hacerte más consciente mejora tu acción, y por ende los resultados de la misma, entonces tu vida mejora.

SLOW LIFE  = GRANDES BENEFICIOS

Difícilmente puedes percibir más claramente cuando todo lo haces con innecesaria velocidad. Si deseas hacerte más consciente debes darle a tu cerebro la oportunidad de “darse cuenta” a través de la información que le transmite desde el sistema sensorial la red de canales nerviosos.

Entre más lento actúas más oportunidad tienes de percibir, de sentir, de darte cuenta, es decir, de SER CONSCIENTE. Por lo tanto el cerebro, que está diseñado naturalmente para rendir lo mejor, redistribuye automáticamente las redes neuronales necesarias para organizar más eficientemente tu sistema. Entonces obtienes mejores resultados pero lo mejor de todo es que disfrutas más, con más profundidad, y con deliciosa intensidad. Tu vida se vuelve más rica y profunda.

Es una propiedad de tu cerebro el ser muy flexible y hábil para su propia “autogestión” y “reorganización” del sistema que dirige. Sólo tienes que darle la oportunidad de hacerlo.

Publicaciones recientes

Fecha de Publicación: noviembre 4, 2021
Categorías:Calidad de Vida